En Noticias

La vista es algo fundamental y esencial para vivir por eso es tan importante cuidar de nuestra salud visual acudiendo a menudo a nuestra óptica de confianza para realizar revisiones desde que somos niños. También, debemos ser cautos y no caer en los falsos mitos sobre la vista que saltan de generación en generación y solo nos llevan a la confusión. En este artículo te ayudamos a reconocer los mitos más extendidos sobre la visión, vamos allá.

¿Gafas de sol de óptica o de la calle?

Para empezar a desmentir mitos, comenzaremos con lo más esencial. Todas las gafas que se compren deben estar homologadas, si no es el caso pueden causar graves problemas a nuestra salud visual. Siempre se deben comprar en un establecimiento especializado, como es una óptica, donde contarás con expertos que te ayudarán a encontrar las gafas que más te convengan y favorezcan a tus facciones.

Las gafas de sol son solo para el verano

Es una creencia generalizada que el uso de las gafas de sol se limita a los meses de verano. Esto es una verdad a medias, es cierto que durante los meses de verano tenemos más horas de sol durante el día y casi siempre es recomendable utilizar las gafas de sol, pero, también es cierto que, durante los restantes meses del año es bueno usarlas para poder proteger nuestros ojos de los rayos UV que tanto afectan a largo plazo a nuestros ojos. Durante los meses de invierno los pequeños rayos que no son percibidos a simple vista se reflejan en el suelo y en la nieve dañando nuestra vista.

Las horas centrales son las más peligrosas

Durante las horas en las que el sol incide más, al estar más alto, este puede afectar a nuestra piel y llegar a quemarla, pero precisamente en este momento los ojos están protegidos por la sombra de los párpados. No obstante, debemos tener en cuenta que los rayos solares siempre están presentes, desde que nace el día hasta que oscurece; por eso, no hay que bajar la guardia y tener en cuenta que la radiación solar afecta más a nuestra vista cuando amanece o anochece. Esto se debe a que es el momento en que el sol está en una posición más baja y sus rayos inciden de manera más directa en nuestros ojos.

óptica

El tamaño no importa

Cuanto más grande sea la lente óptica mayor será la protección contra los rayos ultravioleta. De esta forma, la luz UV no pasará por los bordes de los cristales hacia nuestros ojos y la pupila se dilatará naturalmente para permitir que entre la luz necesaria en nuestros ojos. Por otro lado, ten en cuenta que los rasguños en nuestras lentes no dañarán la visión, pero sí que pueden llegar a cansar nuestros ojos ya que se esfuerzan de forma significativa para poder ver a través de un cristal dañado.

Cuanto más oscuro, más protege

Cuanto más oscuro sea el cristal de las gafas de sol nos significa que proteja más nuestros ojos. Siempre va a depender del nivel de tratamiento y de protección de rayos ultravioletas que tenga la lente óptica; al igual que del tipo de polímero plástico del cristal.

Por eso, hay que tener muy en cuenta que no todas las gafas de sol disponen de protección UV, algunas gafas son únicamente un complemento de tu look. Cada vez que te compres unas gafas de sol fíjate en que contengan siempre una etiqueta o pegatina que indique claramente que dispone de protección contra los rayos UV.

Empiece a escribir y presione enter para buscar