En Noticias

Estamos expuestos diariamente a diferentes estímulos que pueden afectar a nuestra vista, como la sobreexposición a dispositivos electrónicos que puede derivar en el Síndrome Visual Informático. En el trabajo existen muchos factores que fatigan nuestros ojos, pero hoy en Döce Ópticos Tui te explicamos cómo cuidarlos durante tu jornada laboral. ¡Atento!

Trabajar con una buena iluminación

Quizás lo más importante de todo es tener una buena, correcta y natural iluminación en tu zona de trabajo. Si tienes esta suerte y el problema viene por los reflejos en la pantalla, utiliza cortinas o estores para reducirlos.

En el caso de que no tengas luz natural, se debe iluminar correctamente con una buena luz artificial, nunca trabajes a oscuras con tu ordenador. Si es insuficiente o genera sombras, echa mano de una lámpara auxiliar halógena para ayudarte a contrarrestar posibles sombras y evitar reflejos molestos.

Si actualmente teletrabajas o realizas actividades y tareas desde casa, no olvides adecuar un espacio en tu casa para ello con una correcta iluminación que evite que fuerces la vista y trabajes de una manera más eficaz. No olvides tampoco, tanto si estás en una oficina como si estás en tu casa teletrabajando, cuidar el ambiente, mantener la habitación bien aireada y con una temperatura agradable.

Acomoda el ordenador

óptica

Es necesario descansar la vista periódicamente de las pantalla del ordenador, es decir, cada 15 o 20 minutos mirar hacia otros puntos que se encuentren más alejados de nuestra posición, para evitar que las horas frente al ordenador desemboquen en una pérdida de visión o de vista cansada. Para intentar que los efectos sean a largo plazo, es prudente situarse a una distancia de unos 60 centímetros de la pantalla y con los ojos a un ángulo de 20º por encima de la misma. Debes tener en cuenta que cuando se trabaja con dispositivos electrónicos se reduce la frecuencia del parpadeo de los ojos, una buena forma de remediarlo es descansar de vez en cuando, más aún si utilizas lentillas, se trata de mantener los ojos hidratados.

Ajustar el brillo o el contraste del ordenador es una buena forma de ayudarte con la fatiga visual o el deslumbramiento. Hoy en día, existen muchos dispositivos electrónicos que incorporan pantallas de retina o láminas de protección óptica que hace que nuestros ojos descansen mejor. Por lo tanto, la imagen del monitor debe ser estable, sin brillos ni reflejos.

También puedes ajustar y regular el tamaño de los caracteres de tu ordenador, para poder trabajar de una forma más cómoda sin tener que forzar demasiado la vista. Los colores claros y mates evitan que se produzcan reflejos, pero tienes que buscar lo que mejor se adapta a ti.

Una buena postura sin movimientos bruscos

Mantener una buena postura es importante desarrolles el trabajo que desarrolles, pero aún más si te pasas la mayor parte del tiempo frente a una pantalla. La silla debe ser cómoda, la espalda debe estar apoyada en el respaldo, los pies en el suelo y las piernas dobladas en un ángulo recto, se deben evitar posturas extrañas o forzadas. La pantalla del ordenador debería quedar a la altura de los ojos para no tener que bajar o subir la cabeza y que los hombros se mantengan relajados.

Evita movimientos bruscos de cabeza y ojos. Si tu trabajo es ordenar y trabajar con papeles al mismo tiempo que llevar a cabo tareas en el ordenador, usa un atril para colocar los documentos. Procura que entre los ojos y el papel haya una distancia mínima de 30 o 40 centímetros.

Pon en práctica nuestros consejos y cuéntanos, ¿cómo te ha ido?

 

Empiece a escribir y presione enter para buscar