En Noticias

Los que utilizamos gafas queremos que nos duren lo máximo posible en el mejor estado y para eso es importante aplicar ciertos cuidados. Como tu óptica de confianza en Tui, desde Döce Ópticos te traemos algunos consejos básicos sobre cómo tratar tus gafas para que las varillas y los cristales sean más duraderos, ponlos en práctica y verás.

Cristales en su mejor estado

Para disfrutar de tus cristales durante el máximo tiempo posible hay que mantenerlos lejos de las rayaduras. Para ello es aconsejable utilizar productos de limpieza específicos. La excesiva exposición al sol es otro de los agentes que puede producir la degradación de algunos materiales, así que dejarlas posadas sobre la mesa de una terraza no es buena idea.

Ya que hablamos de colocar nuestras gafas sobre una superficie, jamás lo haremos por el lado de las lentes, se podrían rayar ya que están más desprotegidas. Claro está, el lugar idóneo para guardar tus gafas cuando no las vayas a utilizar es su propia funda, en ningún sitio van a estar más resguardadas. ¿La has perdido? Tranquilo, visítanos, tenemos muchas, blandas, semirígidas o rígidas, tú eliges la que te resulte más cómoda.

Ajuste y revisión

Óptica de Tui, óptica de Galicia, gafas de sol, gafas

En primer lugar hay que tener en cuenta que nuestras gafas son objetos frágiles que deben ser tratados con especial cuidado. Cuando retiremos las gafas de nuestra cara lo haremos con las dos manos para que las patillas no se deformen.

Por otra parte, es importante revisar las varillas para comprobar que su posición es la correcta (ni muy flojas ni muy apretadas), esto te proporcionará además, mayor comodidad cuando lleves tus gafas graduadas o de sol puestas. Al ajustar las varillas a la forma de tu cara evitas desplazamientos de las gafas o caídas que pudiesen dar lugar a rupturas. Por esta razón es importante que te acerques de vez en cuando a tu óptica de confianza para que las revisemos y ajustemos, si es necesario.

Limpieza: aciertos y errores

Aunque a veces sea lo más cómodo, si evitamos limpiar nuestras gafas con la ropa que llevamos puesta en ese momento evitaremos que la rozadura de los tejidos desmejore la calidad y visibilidad de los cristales.

La mejor manera de mantener limpios y cuidados los cristales y monturas es pasarlos bajo un chorro de agua tibia. Tras aplicar jabón neutro y enjuagar, pasaremos una gamuza para secar las gafas. De este modo eliminaremos restos de gravilla o partículas que pueden dañar nuestros cristales si simplemente limpiamos las gafas frotándolas con un paño seco.

Si aplicas todos estos consejos podrás mantener tus gafas contigo tanto tiempo como sea posible. Para más consultas, pedir cita u obtener información de otro tipo puedes consultar la web de Döce Ópticos, tu óptica de confianza en Tui.

 

 

Empiece a escribir y presione enter para buscar