En Noticias

Seguro que has notado alguna vez una molesta palpitación en el ojo o una especie de latido en el mismo. Este trastorno puede deberse, entre otros motivos, al cansancio, al estrés o a la sobreexposición del ojo a las pantallas electrónicas. En este artículo te explicamos sus causas y cómo podemos evitarlo, toma nota.

Causas del temblor ocular

  • Estrés y ansiedad. Casi siempre se relaciona o está provocado por una deficiente gestión del estrés o en momentos puntuales de angustia.
  • Sequedad ocular. Es de los menos habituales y se puede dar en el caso de un lagrimeo deficiente en los ojos que irrita la córnea o la conjuntiva, produciendo una palpitación involuntaria del ojo.
  • Cansancio. Otra de las causas puede ser un exceso de trabajo, especialmente frente a dispositivos electrónicos. La falta de descanso, es decir, dormir pocas horas también puede estar detrás de este problema.
  • Abusar de las pantallas electrónicas. El uso excesivo, prolongado y sin descanso frente a dispositivos electrónicos puede disminuir nuestro parpadeo ocular, para evitar la aparición de estos espasmos en el ojo debemos hacer descansos periódicos.
  • óptica tuiDefectos refractivos mal corregidos. Si llevas gafas o lentillas mal graduadas, aumentarán las posibilidades de que te tiemblen los párpados. La solución, en este caso es sencilla, ir a una óptica para que te gradúen la vista de forma correcta.
  • Exceso de excitantes como la cafeína y otras bebidas estimulantes. El consumo excesivo de ciertos productos estimulantes o con cafeína puede favorecer la aparición de este tipo de espasmos oculares. Si este es tu problema, evita tomarlas.
  • Carencia de algunas vitaminas o minerales. La última de las causas que planteamos puede venir dada por la falta  de determinadas vitaminas indispensables para nuestro organismo, como la B12; o minerales esenciales como el magnesio o el potasio. La carencia de estos nutrientes para el cuerpo puede provocarnos ciertos espasmos involuntarios en los músculos oculares.

Tipos de latidos en los ojos

  • Mioquimia orbicular o espasmo palpebral menor. Se relaciona con una contracción nerviosa leve, no es un síntoma que implique gravedad ya que es una vibración espontánea en el párpado. Esta situación suele resolverse de forma natural y por sí sola sin necesidad de ningún procedimiento, es el tipo de latido en el ojo más frecuente y seguramente lo has experimentado alguna vez.
  • Blefaroespasmo o espasmo hemifacial. Este tipo suele darse en ambos ojos generando un cierre involuntario de los mismos o dificultad para abrirlos. En ciertos casos puede afectar también a otras partes de la cara y derivar en un problema más serio o en patologías más graves que hay que valorar y tratar adecuadamente.

Empiece a escribir y presione enter para buscar