En Noticias

El oído es un sentido muy importante para nuestra vida diaria, por eso debemos ser conscientes de nuestras capacidades auditivas y controlar y permanecer alerta ante posibles pérdidas de oído. En este artículo te explicamos los tipos y grados que existen de deficiencia auditiva, quédate con nosotros para conocer más sobre ello.

La deficiencia auditiva es un problema que afecta a más de un 5 % de la población mundial, lo solemos asociar a la edad, pero nadie está a salvo. Cada vez más gente joven se siente preocupada por el estado de su audición, debido en parte al uso continuado de auriculares con un volumen demasiado alto. La detección precoz ayuda a ponerle freno a tiempo.

Tipos de pérdida auditiva

El oído se divide en externo, medio e interno; es por eso que, dependiendo de dónde se encuentre el problema se habla de diferentes tipos de deficiencia auditiva.

  • Pérdida auditiva neurosensorial. Se produce en la parte más interna del oído, en esta parte se encuentran numerosos y diminutos pelitos que recogen la vibración de los sonidos y envían esta información a nuestro cerebro. Es por eso que se pueden dañar por muchísimas causas, entre ellas el envejecimiento, la genética o la exposición continua a fuertes ruidos.
  • Pérdida auditiva conductiva. En este caso se produce entre el conducto externo e interno del oído, muchas veces se relaciona con exceso de cera en el oído. Lo más sencillo es acudir a un otorrinolaringólogo o a tu médico para una limpieza profunda. También se puede dar el caso de que se produzca una inflamación en el oído externo o una otitis en el oído medio, una perforación en el tímpano u otros problemas. Lo más adecuado siempre es acudir a un médico especialista, para solucionar estos problemas que pueden disminuir la audición.
  • Pérdida auditiva mixta. En ocasiones, se produce por la mezcla de diferentes dificultades sensoriales y conductivas. A menudo las personas que sufren estos problemas hablan en un volumen muy suave y de difícil compresión, conviene que consulten con su médico o especialista en audición.

Grados de pérdida auditiva

  • Pérdida auditiva leve. Aunque su nombre lo indica, pérdida leve no significa que puedas, ni debas, despreocuparte del problema, ya que implica pérdida de información del entorno. Puede permanecer años sin diagnóstico, por ello, es importante realizar revisiones cada cierto tiempo en los adultos y en los niños, ya que puede afectar a su capacidad de aprendizaje.
  • Pérdida auditiva moderada. Subimos un grado más y empezamos a tener problemas para seguir y comprender una conversación en determinados espacios.
  • pérdida auditivaPérdida auditiva profunda. En este caso, el individuo no puede escuchar conversaciones normales, solo percibe los fuertes ruidos de su entorno. En este caso, los audífonos pueden ser una forma muy efectiva para mejorar la audición, también se puede valorar un implante coclear.
  • Pérdida total de audición. También conocida como cofosis. La persona en cuestión no percibe ningún sonido y para esta pérdida absoluta de la audición lo más adecuado es utilizar los implantes osteointegrados o los implantes cocleares.

Pérdida de audición bilateral

Paralelamente a los casos mencionados anteriormente, se puede dar una pérdida de audición bilateral. En este caso, las molestias y la deficiencia auditiva se presentan en ambos oídos. Aunque, se puede dar el caso de que sea asimétrica, en otras palabras, cabe la posibilidad de que un oído tenga mejor audición que el otro, lo que comúnmente se conoce como “el oído bueno”. Cada vez son más los casos de pérdida bilateral de audición, a menudo por un uso desmedido de los auriculares a volúmenes no aconsejados.

En cualquiera de los anteriores supuestos es recomendable acudir a un otorrinolaringólogo para realizar una valoración adecuada y obtener así la opinión de un  especialista para encontrar el tratamiento que mejor se adapte a tus oídos.

Empiece a escribir y presione enter para buscar